Sala naranja va descubriendo un espacio lleno de emociones.

La educación de los niños pequeños implica un desafío y un compromiso que se sustenta en una significativa responsabilidad y en la complejidad de las resoluciones adecuadas para organizar las situaciones de enseñanza y favorecer los procesos de aprendizaje. Encontrar posibilidades favorecedoras y opciones pertinentes es una tarea profunda y constante. Los niños buscan dar sentido a sus percepciones, a sus sensaciones, en definitiva al mundo externo e interno que irán construyendo. El vínculo con el adulto referente es el eslabón más importante para que el niño construya su subjetividad de manera saludable.
En el caso de niños pequeños implica asumir el compromiso por parte del adulto de preocuparse por ellos y crear una relación de afecto. Los vínculos son claves para lograr un cuidado receptivo y respetuoso. Si a la vez esta relación se establece con seguridad permite construir lazos cálidos y afectuosos con personas significativas; da la oportunidad de interactuar con otros adultos y niños y desarrollar entornos de seguridad, comprensión y confianza.
Docentes: Nadia y Mariana.
(al clickear sobre cada collage se ampliarán para su mejor observación)