Sentir y pensar son dos acciones que nunca se dan separadamente» Sala Naranja

En los primeros años de vida el niño tiene un desarrollo sensoriomotor donde siente las cosas y adquiere su significado directamente de las sensaciones. La vivencia de lo corporal que tan tempranamente se graba en el niño, autoriza a pensar el cuerpo nutriciamente como base de acontecimientos de intercambio yo mundo. El contacto con este mundo le permite a los niños construir conocimientos prácticos sobre su entorno, relacionados con su capacidad de percibir la existencia de objetos, seres, formas, colores, olores, sonidos, de realizar movimientos en los espacios y de manipular los objetos, a fin de desarrollar nuevos aprendizajes. Docentes: Nadia y Mariana