Jugando, aprendemos en el Jardín. Sala Verde

El juego es patrimonio privilegiado de la infancia y uno de sus derechos inalienables, por lo tanto resulta importante garantizar en el nivel inicial, la presencia del juego como derecho de los niños. El juego ofrece a los niños oportunidades para el desarrollo de las capacidades representativas, la creatividad, la imaginación, la comunicación, ampliando la capacidad de comprensión del mundo para constituirse en miembro de una sociedad y una cultura.
En este ciclo el juego implica crear un ambiente (no solo un espacio) compartido donde se establecen relaciones intersubjetivas entre los docentes y los niños y entre los niños entre sí. El modo de comunicación que se construye es lo que otorga sentido a las situaciones de juego. El docente observará atentamente que situaciones de juego surgen o inician los niños o promoverá otras para «avanzar hacia formas cognitivas más complejas». Docentes: Roxana y Romina.