Libertad, independencia…desde 1816 al Jardín Maternal 3!!!

Nuestros niños de Jardín están dando sus primeros pasos en el crecer. Somos nosotros, los adultos, quienes debemos enseñarles con el ejemplo a valorar la libertad que nos humaniza, que nos permite ser personas. Libertad bien empleada para poder llegar a ser independientes y responsables de nuestros actos.
Desde el primer grito de libertad pasaron seis años hasta poder lograr la Independencia. Conquista que comenzó un 9 de julio de 1816. Conquista que se hace presente hoy en un desafío cotidiano para continuar por el único camino verdadero sin dominación, camino constante de lucha y esfuerzo para la afirmación de los hombres como personas, de los hombres como pueblo, como Nación.
La educación nos abre las puertas en este gran desafío de familia y de argentinos. Continuemos construyendo junto con nuestros niños los más altos valores bajo un mismo cielo, un mismo ideal: ser una Nación libre, independiente y digna.
Agradecemos al Dr. Ludovico Grillo Secretario de Educación M.V.L por acompañarnos en este día tan especial.

Juguemos en Sala Naranja mientras el lobo no está…lobo estás?

Hoy se sabe que la variedad, el desafío y la calidad de las experiencias verbales y no verbales brindadas al niño construyen su cerebro, y es igualmente cierto que la vida emocional está enraizada en el vínculo afectivo con las personas más cercanas, que lo envuelven entre múltiples lenguajes. Esa nutrición, tan importante como la nutrición fisiológica, ofrece seguridad emocional y oportunidades permanentes a la niña o al niño para saber quién es, qué siente, dónde termina y dónde comienzan los demás.
Las bases para comunicarse, para expresar la singularidad, para conocer, conocerse y conocer a los demás, para sentir empatía y para operar con símbolos se construyen en los primeros años de la vida y por eso el trabajo cultural, entendido en sentido amplio como el acceso y el disfrute de todas las artes, del juego, de la lectura y de las prácticas familiares y comunitarias que identifican y vinculan a las niñas y a los niños con su herencia simbólica es un componente prioritario de la educación inicial.
Compartimos con ustedes algunas de las actividades que realizamos durante el mes: dactilo pintura con maicena, juegos con colores, juegos tradicionales, actividades de yoga. Docentes: Nadia y Mariana

Jugando nos expresamos en Sala Verde.

El juego de ficción les posibilita a los niños incrementar su imaginación y su fantasía. En estas edades, disfrutan del juego con elementos no estructurados que sugieren muchos usos.
» Si sostenemos que el deseo de jugar produciendo diferentes escenarios es de naturaleza afectiva, emocional y cognitiva, la consideración de los temas y contenidos del juego está íntimamente relacionada con el deseo que los niños tienen por saber y saber hacer, de controlar a través del espacio lúdico parcelas de la realidad a las cuales habitualmente no se tiene acceso» (Sarle, 1999) Docentes: Roxana y Romina.

Vivenciando el amor a la Patria en Sala Lila.

El amor a la Patria es un valor cívico que se aprende en familia, al que se le da crecimiento en la escuela y el que da fruto en la madurez cuando somos personas útiles a la sociedad. Es por eso que en el Jardín Maternal Nº3 tratamos de hacer vivenciar a los niños esos valores a través de los colores de la bandera, la música folklórica y materiales que sean adecuados a la edad que posibiliten la exploración y la manipulación en un clima de disfrute y respeto. Docentes: Mariela y Verónica.