Juguemos en Sala Naranja mientras el lobo no está…lobo estás?

Hoy se sabe que la variedad, el desafío y la calidad de las experiencias verbales y no verbales brindadas al niño construyen su cerebro, y es igualmente cierto que la vida emocional está enraizada en el vínculo afectivo con las personas más cercanas, que lo envuelven entre múltiples lenguajes. Esa nutrición, tan importante como la nutrición fisiológica, ofrece seguridad emocional y oportunidades permanentes a la niña o al niño para saber quién es, qué siente, dónde termina y dónde comienzan los demás.
Las bases para comunicarse, para expresar la singularidad, para conocer, conocerse y conocer a los demás, para sentir empatía y para operar con símbolos se construyen en los primeros años de la vida y por eso el trabajo cultural, entendido en sentido amplio como el acceso y el disfrute de todas las artes, del juego, de la lectura y de las prácticas familiares y comunitarias que identifican y vinculan a las niñas y a los niños con su herencia simbólica es un componente prioritario de la educación inicial.
Compartimos con ustedes algunas de las actividades que realizamos durante el mes: dactilo pintura con maicena, juegos con colores, juegos tradicionales, actividades de yoga. Docentes: Nadia y Mariana