El ambiente social.

Las experiencias emocionales que el niño vive en las primeras etapas de su vida, tienen una importancia fundamental para su desarrollo presente y futuro. La forma en que se realicen estos intercambios y la calidad de los vínculos que responden a las necesidades de los niños de afecto, aceptación y aprobación tendrán influencia en los modos de integración a los diferentes grupos. La necesidad de los niños de sentirse incluidos se relaciona directamente con el acompañamiento responsable del adulto. Sostener vínculos cálidos, estables y de respeto mutuo promueve la posibilidad de educación de los pequeños. Docentes: Roxana y Lilian